Viernes de Vísperas: “Lo que pudo Ser y Será” por Andrés J. Maderal

Nerviosismo, ilusión, expectación son los sentimientos de la gran cantidad de personas que esperan impacientes que sean las 18:30 para que se abran las puertas del templo de San García Abad.

Han venido de todo el Campo de Gibraltar incluso de fuera porque este año, Algeciras es distinta, Algeciras tiene Vísperas. En el despacho del párroco, la Junta Directiva sale con caras de alegría, responsabilidad y emoción, han tenido la última reunión para coordinar los últimos detalles.

Dentro del patio andaluz que tiene esa moderna iglesia, se vive cada instante con mucha ilusión y gozo. Son las 18:25 y el equipo de capataces, entra en la iglesia acompañado de esos cargadores que pasaran a la historia y llevaran grabado en su memoria que fueron los primeros en llevar a Jesús Coronado de Espinas en sus hombros. La Cruz Parroquial y los ciriales ya se sitúan en la puerta del templo para guiar al cortejo, los fiscales y las catequistas organizan a los niños que con mucha expectación y silencio miran al Señor que ya se sitúa en el centro de la Iglesia.

El equipo de ingenieros, apodo cariñoso al equipo de mayordomía, entrega los últimos cirios, se reparten la últimas estaciones del Vía crucis, los 10 monaguillos con sus ropas nuevas a estrenar y el equipo de ciriales se sitúan junto a las andas del Señor. El coordinador se acerca a la fiscal para darle ánimos y le cede, junto al padre Ángel todos los poderes para que dirija a la Asociación durante el recorrido. Toma la palabra la Fiscal y ordena que se abran las puertas del templo. El Director Espiritual comienza el rezo del Vía Crucis. Son las 18:30, con puntualidad como nos tiene acostumbrada la Asociación, se abren las puertas de un radiante Viernes de Dolores. Se escucha un fuerte aplauso e inusual en la entrada de la iglesia, Algeciras quiere Semana Santa, Algeciras quiere Vísperas, el barrio y la ciudad se une para acompañar a Jesús Coronado de Espinas por las calles de su barriada. Y a las 18:45 horas, ocurrió el milagro, sucedió lo que tanto tiempo esperó toda Algeciras, el Señor, el que es luz y guía de este barrio grande y marinero, ya está en la calle, ahora no hay aplausos, solo oraciones, todos los presentes se unen en el rezo del Santo Vía crucis y el Señor anda por la avenida 28 de Febrero camino del Asilo. Se suceden las estaciones hasta que el fiscal de las andas del Señor ordena parar el paso delante de la residencia de mayores. Allí se reza la 5º estación, allí podemos ver la felicidad de la cara de los ancianos y sus familiares.

Hoy no hay dolores, ni penas, hoy todo es alegría y emoción por que el Señor de San Garcia ha ido a visitarlos. De ese momento de recogimiento, siendo las 19:30 horas, el Señor entra en el Asilo por primera vez. Este, era uno de los grandes momentos de este Viernes de Dolores. Con los sones majestuosos del trío de capilla Corpus Christi y las lágrimas de los abuelitos que allí residen, se reza la sexta estación. Al finalizar la oración, se hace silencio y se escucha unas voces angelicales cantarle a nuestro Cristo, son las monjitas del asilo que con mucho cariño le rezan cantando a Jesús y nos hacen sentir a todos una paz interior muy profunda.

Después de este momento único, el cortejo desfila camino de su barrio, pasa por delante del colegio Montecalpe donde alumnos y profesores esperan con ansias la llegada del Señor para poder rezarle. De allí continua el Coronado hasta ese precioso, íntimo y verde pasaje de San García, donde los rezos se mezclan con las oraciones cantadas y el incienso hace un recogimiento inigualable. A pesar de la multitud de gente que acompaña al Señor, parece que estamos solos y el Señor se acerca para transmitirnos un mensaje de paz y misericordia.

Es el momento de encender los cirios, para ser la luz del Señor que ya encara la calle Trucha para ir llegando a su Templo. Allí se vuelven a aglutinar cientos de personas que quieren despedirse del Señor, se acercan los primeros cirios que ya entran en la iglesia, los ciriales que con tanto  cariño y devoción han alumbrado al Señor, entran en la iglesia. Se vuelve a repetir el ritual, las damas de la Virgen retiran los faldones, el equipo de mayordomía quita las patas del paso, el mayordomo junto a la camarista y su equipo retiran con mucha delicadeza las potencias del Señor.

Con mucho cariño y sigilo, los cargadores, a la voz del capataz, bajan al señor para pueda acceder a la iglesia, sin pedirlo, sin quererlo, se escucha un fuerte aplauso de la calle que se une al de la personas que abarrotan la iglesia. El Señor ya está en su templo. Son las 20:45, se cierran las puertas, se acabó el Vía Crucis, las lágrimas se mezcla con los besos y los abrazos, las palabras se quedan mudas porque solo se sabe dar las gracias por los que allí estamos y se pide Salud, mucha Salud para esos 117.710 contagiados de este dichoso virus y se pide compresión y apoyo para esas 10.935 familias que han perdido a sus familiares.

Esto no solo ha ocurrido hoy, lleva ocurriendo 3 semanas y no solo en Algeciras sino en el corazón de todo el mundo. Jesús Coronado de Espinas está en la calles, está en las manos de cada persona que se levanta a trabajar para que todo vuelva a la normalidad y en las familias
que están en sus vivienda viviendo con preocupación estos duros momentos. Ya habrá momentos de Vía crucis y procesiones pero tenemos que tener claro que Jesús Coronado de Espinas llegó a Algeciras para repartir la Salud que tanto nos hace falta. Seguid soñando, seguid reviviendo estos momentos y sobre todo tened confianza en Él.

Andrés J. Maderal Martín para MUNDO COFRADE ALGECIRAS

Coordinador Asociación Parroquial Jesús Coronado de Espinas, Virgen de Gracia y Salud

Un comentario en “Viernes de Vísperas: “Lo que pudo Ser y Será” por Andrés J. Maderal

  • el 3 abril, 2020 a las 1:50 pm
    Permalink

    ¡Realmente maravilloso… Jesús Coronado de Espinas, bendice y reparte salud en el mundo!🙏🏻🙏🏻🙏🏻

    Respuesta

Deja un comentario